FUENTE: Consejo Nacional de la Psicología de España

DESCARGAR GUÍA AQUÍ

El problema del acoso escolar afecta de una manera muy especial a los niños y niñas con TEA: tienen un riesgo más alto de ser víctimas y las consecuencias que padecen son más intensas que en el resto de alumnos.

Así alerta la Confederación Autismo España y, por ello, ha publicado una nueva guía dirigida a familias y profesores de niños con Trastornos del Espectro del Autismo, para ayudarles a identificar y detectar situaciones de bullying y ponerles freno, así como para apoyar y ayudar a la víctima.

Esta guía, elaborada en el marco de su reciente campaña ¡Frente al Bullying, contesta!, está destinada a abordar la lucha contra el acoso escolar desde una perspectiva integral e integradora de las distintas estrategias, herramientas y actuaciones que deben seguirse para el tratamiento del acoso escolar.

Tal y como señalan los autores de este documento, las características del TEA no determinan el acoso: son personas que pueden comportarse de forma diferente, pero personas al fin y al cabo; y como todas disfrutan y les gusta estar con amigos, aunque lo sientan y vivan de forma diferente; sin embargo, advierten, “estos niñ@s son percibidos como diferentes por el resto de sus compañeros convirtiéndose en objeto de burlas (acoso verbal) y otros tipos de acoso (físico, relacional, sexual o ciberacoso)”.

Teniendo en cuenta que es en el centro educativo donde se debe promover y transmitir el respeto a la diversidad, adoptando medidas preventivas y haciendo real la inclusión educativa de este alumnado, la guía pone el foco en el contexto escolar. Concretamente, subraya el papel fundamental del profesorado, como figuras clave para fomentar en el aula un clima de convivencia y un trabajo en valores, que permita interiorizar las diferencias y respetar a todo el mundo por igual.

A lo largo del documento, se abordan temas tan importantes como los criterios que definen una situación de acoso, los tipos de acoso entre iguales que se pueden observar, o las consecuencias que tiene en el desarrollo socioemocional y cognitivo del alumnado con Trastornos del Espectro del Autismo, a través de los cuales se pretende dar respuesta a cuatro cuestiones básicas a la hora de enfrentarse al acoso entre iguales o bullying:

1. Comprender por qué los alumnos con TEA son más vulnerables al acoso escolar.

2. Saber cómo prevenir situaciones de acoso o riesgo de acoso escolar en personas con TEA, educando para la convivencia y el tratamiento del conflicto de forma pacífica.

3. Proponer un protocolo de actuación para responder a situaciones de acoso detectadas en los centros escolares, y para apoyar a los alumnos con TEA que son acosados.

4. Poner a disposición del profesorado y las familias unos recursos específicos.

La guía finaliza enumerando una serie de estrategias para prevenir el acoso, tales como hacer del patio un entorno más seguro y participativo, reforzar la actuación positiva del profesor, promover los valores, la sensibilización y la comprensión de las personas con TEA entre los compañeros, afrontar el conflicto entre compañeros de forma constructiva, abordar el acoso escolar en la clase, cómo hablar del acoso escolar con la persona con TEA, o la actitud y valores de la familia.

Read More



Entre los 0 y 3 años, el cerebro de nuestro hijo se está desarrollando y por eso el trabajo que realicemos con ellos a esta edad va a determinar muchas de las habilidades que los niños tendrán cuando sean adultos. A  continuación te  indicamos unos ejercicios de estimulación  muy sencillos  y fáciles de realizar en casa.

Ejercicios de psicomotricidad

De 1 a 2 años

Para niños de 1 a 2 años, te proponemos estas actividades:

  • Una vez que se mantenga en pie con apoyo ponle algún juguete u objeto que le llame la atención al otro lado del sofá para que deambule con apoyo.
  • Ofrécele andadores llamativos que sostengan bien el peso y no se escurran con facilidad.
  • De la mano deambula con él y colócale pelotas para que patee.
  • Jueguen a hacer torres con cubos o a meter bolas en recipientes.
  • Hazlo pintar con los dedos.

De 2 a 3 años

Si tu hijo tiene de 2 a 3 años, puedes probar con estas actividades:

  • Anímalo a saltar subiéndose en elevaciones pequeñas.
  • Juega al balón con él para que reciba y te pase la pelota. Con ello le ayudarás a mejorar su coordinación.
  • Jueguen  a hacer figuras   de plastilina o de arcilla.

Ejercicios para reforzar el lenguaje y el área cognitiva

En general, los niños con síndrome de Down son más lentos a la hora de procesar conceptos, y además tienen dificultades para articular bien los sonidos. Para reforzar su aprendizaje puedes plantear estos ejercicios:

De 1 a 2 años

  • Podemos trabajar la atención con ejercicios manipulativos: meter piezas pequeñas en una botella, realizar encajables sencillos, colocar pinzas suaves de la ropa,…
  • Jueguen  con pintura de dedos o pintura de cara a colorear las partes del cuerpo frente al espejo.
  • Agrupaden colores con fichas o piezas de construcción.
  • Cuéntale todo aquello que vas  viendo por la calle, en el supermercado, parque…
  • Con cuentos y libros de ilustraciones pídele que señale.
  • Invítale siempre a que pida las cosas con palabras y no se acomode en los gestos.

De 2 a 3 años

  • Jueguen a escuchar y nombrar sonidos del ambiente: pájaros, coches, ambulancia, agua, perro, batidora,…
  • Jueguen a enumerar por categorías: alimentos, animales, partes del cuerpo,..
  • Clasifiquen piezas por formas y colores.
  • Para practicar las posiciones en el espacio, pueden jugar a “representarlas”, por ejemplo: “Vamos a ponernos debajo de la mesa”, ”Coloca el coche debajo de la silla”.

Hay que tener presente que los niños siempre aprenden a través del juego: si este no les divierte, se cansarán y no querrán repetirlo. Recuerda que tú transmites a tus hijos todo lo que sientes en cada momento: miedos, frustración, serenidad, admiración, afecto… Por eso, lo importante es disfrutar del día a día con ellos, respetar sus ritmos y sorprendernos de sus hazañas.

FUENTE: WWW.SERPADRES.ES
Read More


De acuerdo a un artículo publicado  por  la Red de Salud UC, en los últimos años  han aumentado los casos de  niños  con  síndrome de Down  en Chile.   así lo asegura el doctor Fernando Abarzúa, gineco-obstetra del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la UC y co-director de este Simposum Internacional:

“Efectivamente, en nuestro país están naciendo más niños con este síndrome, y una de las principales razones es que el número de mujeres mayores de 40 años que se embaraza ha aumentado en forma significativa en los últimos 10 años”, indica.

La publicación señala que diversos estudios indican  que el riesgo de concebir un hijo con síndrome de Down aumenta con la edad de la madre y que este riesgo se agudiza alrededor de los 40 años. Así, por ejemplo, si a los 25 años, la probabilidad de tener un hijo con esta condición es de 1 en 1250 casos, a los 40 años esa probabilidad aumenta a 1 en 100 casos, y a los 45 años, se incrementa a 1 de cada 30 casos.

Investigaciones chilenas han comprobado, además, que estos casos se quintuplicaron en 34 años, pasando de 1,03 por mil nacimientos en 1972 a 5,22 por 1.000 en 2005.

Paralelo a eso, la cantidad de nacidos vivos con este síndrome también ha aumentado.

DIAGNÓSTICO PRENATAL: ¿REALMENTE ES ÚTIL?

La publicación de la Red de Salud UC  destaca que actualmente, en nuestro país sólo un 30% de los niños con síndrome de Down son diagnosticados en forma prenatal. “La mayoría de los padres se enteran en el momento del parto y ahí tenemos una brecha grande que cubrir, pues muchos de ellos podrían saberlo previamente, con un diagnóstico especializado y equipos más modernos”, sostiene este profesional.

Si bien hay quienes piensan que no tiene mucho sentido conocer esta noticia desde el embarazo (entre otras cosas, porque piensan que el diagnóstico no cambiará el curso de esa gestación y provocará dolor y preocupación ‘en forma anticipada’ a los padres), lo cierto es que el diagnóstico prenatal sí tiene mucha utilidad.

“Tras el impacto de la noticia, hay todo un proceso de interiorización con este tema; entender de qué se trata, cuáles son sus características y cuidados especiales, comprender los problemas asociados a este cuadro y estar al tanto de quienes son las organizaciones, profesionales y centros más adecuados para apoyarlos, en el embarazo, el parto y en los primeros años de vida”, explica el doctor Abarzúa.

Los niños con síndrome de Down presentan con mucha mayor frecuencia malformaciones cardíacas y otras alteraciones anatómicas que pueden ser intervenidas, tratadas o manejadas precozmente si se cuenta con un diagnóstico temprano. “Los padres tienen que ir incorporando una serie de elementos tras recibir esta noticia, muchas veces también es necesario un apoyo psicológico, y todo eso requiere tiempo. Ésa es una de las mayores ventajas de saberlo en forma previa”, apunta.

Read More


FUENTE:
JANINA MARCANO FERMÍN
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Científicos de la Universidad Andrés Bello descubrieron que una alteración en las señales que llegan a las células cerebrales aumenta la expresión de uno de los principales genes asociados al trastorno.

Aunque se estima que los casos de trastorno del espectro autista (TEA) se han duplicado en los últimos diez años, su origen y causas son aún desconocidas.

Ahora, una nueva investigación realizada por científicos del Centro de Investigaciones Biomédicas (CIB) de la Universidad Andrés Bello (UNAB) acaba de arrojar nuevos datos que podrían explicar cómo y dónde se origina este trastorno.

La dificultad para entenderlo se explica principalmente por la enorme cantidad de genes y procesos que estarían involucrados en su desarrollo. Sin embargo, estudios anteriores han sugerido una posible relación entre el autismo y las vías de señalización celular; es decir, las señales que llegan a una célula y que impactan su actividad. Es por eso que el equipo liderado por el biólogo Giancarlo De Ferrari escogió estudiar el comportamiento del gen NLGN3 (Neuroligina 3), cuya mutación está fuertemente asociada al autismo, y su respuesta según las vías de señalización Wnt, un grupo de señales formadas por proteínas que controlan los procesos biológicos.

A través de experimentos realizados en cultivos de neuronas del hipocampo cerebral de ratones, los investigadores encontraron que la acumulación celular de una proteína llamada beta-catenina activa la expresión del gen NLGN3, a través de un aumento en la actividad de la vía de señalización Wnt, hecho que podría desencadenar el inicio del trastorno autista durante el desarrollo del embrión.

“Nuestra investigación indica la existencia de un camino que se daría tempranamente en el desarrollo embrionario y que modelaría el cerebro hacia una estructura sutilmente distinta en los niños con el trastorno”, dice De Ferrari, quien agrega que lo anterior podría dejar una huella que los doctores podrían reconocer en el embrión y así obtener un diagnóstico temprano.

“Se podría diseñar un test de sangre que permitiera ver si hay mayor cantidad de esta proteína en las células o si están activos ciertos genes que responden a la vía de señalización que estudiamos”.

Junto con ser un avance en desentrañar las causas del origen del trastorno autista, el hallazgo también permitiría, a futuro, anticipar los tratamientos, asegura el investigador.

“Esto se logrará cuando seamos capaces de controlar los niveles de actividad que surgen en la vía de señalización. Para ello tenemos que determinar cuáles son los niveles, y en eso estamos trabajando”.

Los próximos pasos de esta línea de estudio apuntan a entender cómo la expresión de genes dependiente de la vía de señalización es modulada por el ambiente y cuáles son los mecanismos que causan el desequilibrio entre beta-catenina y la vía de señalización Wnt.

La doctora Evelyn Benavides, neuróloga de la Clínica de la Universidad de los Andes, opina que el estudio constituye un avance muy importante para entender la condición. “Es un gran descubrimiento que podría cambiar ciertas bases. Conocer cómo se manifiesta la condición en vías de señalización específicas permitiría generar tratamientos dirigidos”, dice la especialista.

“Esto nos hace pensar que a futuro se podrían manipular ciertas vías de señalización como forma de tratamiento precoz del autismo, o incluso disminuir su incidencia”, puntualiza.

Ir a la publicación

Read More