La tecnología es, sin duda, una de las grandes maravillas que tiene la humanidad actualmente. La capacidad de conectarse con cualquier persona desde cualquier parte del mundo, a través de un teléfono móvil, es una maravilla. Lo mismo pasa con el acceso a la información, que nos permite estar al tanto de todo cuanto pasa y en tiempo real. Pero, también hay que admitir que el avance de la tecnología y el acceso a ella también ha abierto brechas en cuanto a la forma cómo nos comunicamos y relacionamos con el entorno.

La capacidad de atención es cada vez menor y se comparte con cientos de cosas simultáneamente. La mayoría ve televisión, revisa el celular, habla con los amigos, prepara la cena, todo al mismo momento. Esta dinámica también se ha llevado al núcleo familiar, cambiando así la forma como los padres se relacionan con sus hijos. Los padres pasan cada vez más tiempo ocupados y los hijos, desde muy temprana edad, comienzan a interactuar con la tecnología, reduciendo su atención al medio que los rodea para solo centrarse en la pantalla del celular.

Estudios

Hoy en día, sorprende ver como los casos diagnosticados de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) no paran de aumentar. Este crecimiento ha abierto el debate sobre sus causas y en torno a los sobrediagnósticos.

En Estados Unidos, el número de personas diagnosticadas por TDAH se ha multiplicado por siete desde la década de los setenta. En el Reino Unido, durante el periodo 2000 – 2012 las recetas extendidas para estos trastornos cognitivos, se han multiplicado por cuatro.

¿Y cómo afecta la tecnología? Los trastornos son multifactoriales, y requieren de una revisión por parte del personal capacitado para determinar las causas, pero sin duda que el exceso de contacto con elementos de distracción como los vídeo juegos o el televisor, afectan notablemente la atención y control de los niños.

Cuando un niño juega, dibuja o simplemente interactúa con sus padres o madres, su cerebro dirige la atención a estas actividades o personas con las que interacciona. En cambio, si solo tiene el televisor, este capta el interés del menor y realiza todo el trabajo.

¿Qué hacer?

Detectar el problema y buscar soluciones. Si sientes que lo aquí descrito es tu caso y está pasando en tu dinámica familiar y con tus hijos, o que tus hijos están presentando 5 o  conductas preocupantes, escríbenos o visítanos, y nuestras profesionales especialistas se encargarán de brindarte la ayuda que necesitas.

Read More


El lenguaje es nuestra principal herramienta de comunicación con el entorno. Cuando esta importante función se ve afectada o presenta alguna dificultad, puede ser un problema que requiere atención, como la falta de un buen desarrollo, problemas para socializar y dificultades académicas.

De allí la importancia de aprender a identificar a tiempo si tu hijo o hijo está presentando algún problema de lenguaje. Pero, ¿cómo saberlo? Toma nota si presenta alguna de estas señales:

  • Tu hijo/a de 2 años no ha empezado a decir sus primeras palabras.
  • Su lenguaje es ininteligible o solo le entienden las personas más cercanas a él/ella.
  • Parece no comprender lo que se le dice.
  • Le cuesta aprender palabras nuevas y prefiere señalar lo que quiere.
  • No organiza correctamente las frases o comete errores en la conjugación de tiempos verbales.
  • Está teniendo dificultades para adquirir lectura.
  • Mejora su aprendizaje cuando utiliza imágenes, tiene buena memoria visual.

Recuerda que un correcto diagnóstico a tiempo permite diferenciar entre dificultades propias de la edad y aquellas que deben ser tratadas.

En Psicoeduka contamos con un equipo de profesionales capacitados para darte el diagnóstico acertado y brindarte las soluciones que necesitas. Para más información nos puedes escribir a contacto@psicoeduka.cl (Sede Viña) y contactostgo@psicoeduka.cl (Sede Stgo).

Consulta por los programas de estimulación del lenguaje para menos de 5 años.

Read More



Tener un diagnóstico integral es como alumbrar el camino, nos permite saber qué hacer y cómo actuar frente a los cambios que pueda estar presentando tu hijo o hija. La Escala de Observación para el Diagnóstico del Autismo – 2 (ADOS-2) es una evaluación que analiza diversos aspectos como la comunicación, la interacción social y el juego enfocado en personas con sospecha de tener un trastorno del espectro autista.

Cada uno de los módulos de la evaluación ADOS-2 está compuesto por un conjunto de actividades que proporcionan contextos estandarizados donde el evaluador puede observar si hay o no la presencia de ciertos comportamientos sociales y comunicativos relevantes para el diagnóstico del autismo.

El ADOS-2 se puede aplicar a personas de edades, niveles de desarrollo y comunicación verbal muy diferentes (desde niños a partir de los 12 meses a adultos, desde aquellos sin habla a aquellos con un habla fluida).¿Qué puedes hacer si crees que tu hijo o hija presenta un trastorno del espectro autista?

Lo primero que debes hacer es reconocer que necesitas orientación y buscar toda la información necesaria que te permita entender qué está pasando.

Luego viene la parte más importante: buscar la ayuda necesaria para lograr un diagnóstico claro. Si tienes dudas o necesitas orientación, en Psicoeduka contamos con profesionales acreditados y experiencia certificada en procesos de diagnóstico integral.

Read More


FUENTE: www.neural.es

La dislexia, o trastorno del aprendizaje de la lectura, es un problema que afecta a un porcentaje que oscila entre el 5 y el 10% de la población. Los distintos puntos de vista que existen sobre la dislexia, los mecanismos cognitivos implicados o su categorización, hace que sea necesario una definición más exhaustiva de las propias características del término.

La dislexia se da en personas sin otra discapacidad, ya sea física, motriz, visual u otra. Aunque estas personas tienen un desarrollo cognitivo normal, se trata de una de las causas más preocupantes de fracaso escolar.

Consideraciones sobre la dislexia
– La primera consideración que debemos desmitificar es la asociación entre la dislexia e inteligencia. Se trata de una dificultad específica que no está reñida con la inteligencia, se trata de un trastorno que solo implica una falta en la habilidad de leer. Cualquier niño/a que se pueda considerar listo/a, puede padecer este trastorno.

– Nos encontramos ante un trastorno reciente. Tal y como hemos visto, va ligado a una dificultad en la lectura, por lo que su aparición está relacionada con la de la escritura y, por ende, de la lectura. Si estos no hubieran aparecido, tampoco existiría la dislexia. Estamos ante una consecuencia de la cultura y de la generalización de la escritura.

– Por otro lado, no existen genes específicos que determinen la dislexia. Las diferentes variantes genéticas, presentes en la población en general, son las que determinan el trastorno. Así, una combinación genética puede determinar la poca habilidad lectora; otras pueden determinar dificultades en actividades como cantar, bailar o jugar a baloncesto.

– La visión, como personas desfavorecidas, que en los últimos años ha tenido la sociedad con las personas con dislexia no está justificada bajo un punto de vista de selección natural. Ésta, no puede actuar sobre los genes vinculados a la dislexia, ya que estas personas tienen las mismas oportunidades reproductivas que el resto de la población.

– La dislexia es un trastorno del neurodesarrollo. Como tal, se suele presentar como un conjunto de dificultades de competencia en ámbitos distintos.

– Este trastorno, puede ser visto como un balance entre las habilidades desfavorecidas y habilidades favorecidas compensadoras; un balance entre los genes favorables y desfavorables que permiten realizar las actividades implicadas.

– Algunos estudios abogan por la relación entre TDAH y dislexia. En algunos casos, una parte del deficit responsable del TDAH es aportado por el mismo gen vinculado a la dislexia. A raiz de esta relación, el tratamiento farmacológico del TDAH con estimulantes, puede mejorar la habilidad lectora en sus aspectos más básicos.

¿Enfermedad o trastorno?
– Podemos afirmar que no se considera una enfermedad, ya que no aparece como tal en los diferentes manuales de diagnósticos. Por lo tanto, deberemos hablar de trastorno, ya que la habilidad lectora tiene una distribución general en la población. El límite entre ser disléxico/a y no, es simplemente arbitrario o estadístico, pero no será categórico.

– Aunque se trata como trastorno en los diferentes manuales, la ambigüedad del término ‘trastorno’ hace que debemos considerar llamarla desventaja. Se trata de una desventaja ante una imposición cultural.

– Como cualquier persona en situación de desventaja, merece toda nuestra ayuda, comprensión y respeto.

Read More


Mi nombre es Rachel y soy madre de Mathilde, de 8 años de edad, de Julián, de 5, y de Pascale, de 2. Cuando esperaba a Mathilde, con toda la expectación y la revolución de emociones que significa la espera del primer hijo, a los cinco meses de embarazo, el doctor vio en una de las ecografías que había una dilatación de los ventrículos laterales del cerebro. Así, al poco tiempo, nos confirmaron el diagnóstico de Agenesia de Cuerpo Calloso (ACC) total, un defecto congénito en el cuerpo calloso, que es la estructura que conecta los dos hemisferios del cerebro y que puede ser parcial o total.

En un inicio, el pronóstico fue muy pesimista, ya que dentro de los síntomas característicos de esta enfermedad figuran retraso mental, convulsiones, anomalías en las vértebras y lesiones de la retina. Puede estar también vinculada con malformaciones en otras partes del cuerpo, como defectos de la línea media facial, no obstante, sus efectos van desde sutiles a graves, dependiendo de las anomalías cerebrales asociadas.

Además, al momento de nacer, no enteramos de que Mathilde tiene un bajo desarrollo de los bulbos olfatorios y, hace muy poco tiempo y después de mucha investigación, nos dieron el diagnóstico del Síndrome de Coffin-Siris, enfermedad en la que están implicados un amplio rango de manifestaciones principales y otras menos importantes, como retraso cognitivo o del desarrollo de leve a grave, la hipoplasia o aplasia de la uña o la falange distal del dedo meñique y rasgos faciales característicos.

Con todo, diría que en el caso de Mathilde, el grado de severidad de la ACC ha sido leve, porque ha progresado mucho más de lo pronosticado, demostrando que sus avances no tienen tope. A pesar de que aún alcanza muy poca concentración y que desde el punto de vista académico presenta un retraso importante ya que su aprendizaje es más lento, no deja de sorprendernos día a día, ya que su superación es constante y ha respondido muy bien a las terapias.

En este proceso, Psicoeduka ha jugado un rol vital, ya que Mathilde ha tenido una evolución excelente. Durante un año y medio ha seguido terapia ocupacional y de psicopedagogía, lo que le ha brindado herramientas para avanzar y aprender en lenguaje, lectura, escritura y matemática. Ha aprendido a recibir la información de forma correcta, procesarla y dar una respuesta acertada.

Recomiendo mucho al Centro porque, al ser interdisciplinario, tiene la ventaja de que los profesionales pueden dialogar entre ellos y, de esa manera, el desarrollo es mucho más integral, se optimizan los recursos y el trabajo que hay que hacer con los niños. Nosotros ahora estamos en proceso de cambio de residencia por motivos laborales, por lo que dejamos Psicoeduka un poco antes de lo previsto, pero de todas maneras el avance de Mathilde en las áreas mencionadas ha sido notable.

Cuando uno escucha que los médicos dan un diagnóstico tan pesimista, no te queda más que no desesperarte y confiar. En todo este proceso, me he dado cuenta de que cada caso es único y que los síntomas de la Agenesia de Cuerpo Calloso varían mucho en cada niño, porque, además, tienen distintas patologías asociadas.

Mathilde siempre termina sorprendiéndonos a todos y avanzando mucho gracias a su perseverancia, sus ganas de aprender y su motivación por ir a clases y a sus terapias. De esta manera, con el apoyo de toda nuestra familia y de los profesionales idóneos, se puede lograr mucho, porque, definitivamente, el cerebro humano es mágico.

Read More


Luego de 10 años al servicio del trabajo clínico- terapéutico en la ciudad de Viña del Mar, llegamos a Santiago en marzo de 2017 con nuestro Jardín Infantil Psicoeduka, con el objetivo brindar una educación inicial pertinente, respetuosa y acorde a las necesidades de cada niño y niña.

Para llevar adelante el proceso de formación, enseñanza y aprendizaje en la Educación pre Parvularia, tomamos los aspectos más positivos de cada una de las modalidades curriculares, el cual apoyado un equipo integrado por fonoaudiólogas, educadoras diferenciales, psicólogas y terapeutas ocupacionales, realizamos un programa de trabajo socio- cognitiva ajustado a cada niño y niña.

Como sabemos que el aprendizaje no se puede detener, Jardín Infantil Psicoeduka está abierto todo el año, en la modalidad de media jornada ( mañana y tarde).

De esta forma, nuestro trabajo, 100% personalizado, está centrado en lograr que cada niño y niña que ingrese a nuestro Jardín Psicoeduka logre una adecuada incorporación al sistema de educación regular, apoyándolo, según cada caso, en esta nueva etapa a través de nuestro Centro de Diagnóstico Infanto-Juvenil y vinculándonos de manera directa con los establecimientos educacionales.

Te invitamos a ser parte de nuestro a Jardín y a descubrir las infinitas posibilidades de aprendizaje que esperan diariamente a nuestros niños.

Read More


Un padre cuenta cómo, gracias a este personaje, una niña quiso jugar con su hijo con esta condición. La principal barrera a la inclusión de estas personas es la falta de entendimiento de lo que les pasa.

FUENTE: www.elpais.com

¿Cómo se puede enseñar de una manera fácil y didáctica qué es el Trastorno del Espectro del autismo? Lo mejor, según los expertos, es normalizar. Siguiendo esta línea, el programa estadounidense para niños Barrio Sésamo lleva meses intentando que la sociedad, sobre todo los más pequeños de la casa, entiendan qué es este conjunto de trastornos. El show televisivo, que lleva más de 50 años en antena en EE UU, ha lanzado dos medidas importantes a este respecto, la primera ha sido abrir un parque de atracciones especial para estos menores y la segunda, y que ha calado más en el mundo infantil, es el haber introducido una marioneta con autismo llamada Julia de cuatro años. Y es que esta marioneta ha conseguido que un niño de cuatro años llamado Julian con autismo de Tennessee haya conseguido hacer su primera amiga.
Todo sucedió en la piscina

Todo comenzó, cuando el pequeño estaba en la piscina con su padre Lu Everman que estaba preocupado porque su hijo empezara a salpicar y los otros niños reaccionaran de forma cruel, según relata el medio estadounidense Today. Pero esta vez sucedió algo distinto… una niña le preguntó al pequeño si quería jugar con él. “Yo quiero jugar con él”, le dijo la pequeña a su abuela a la que le explicó que quería hablar con él porque le recordaba a Julia, la marioneta de Barrio Sésamo. “Fue maravilloso darme cuenta de que había niños que no se sentían amenazados o incómodos cerca de mi hijo”, dijo el progenitor de 32 años al mismo medio. “Ver a una niña corrigiendo a su abuela sobre los pros y contras de jugar con un niño con autismo fue mágico”, añadió el hombre.

El padre, que también tiene autismo, se sintió tan bien que compartió la experiencia en Twitter. “Existe una marioneta con autismo. No me digan que esto no es importante”. A Everman le encantó ver que su hijo era aceptado. “Ver a la niña caminar y saltar junto a él, mientras mi hijo balbuceaba y giraba en círculos, es una de esas experiencias que se te graban en la retina”, añadió. Experiencias anteriores le habían mostrado a este padre que los demás niños sentían miedo hacia Julian porque es incapaz de hacer contacto visual, balbucea y no responde a lo socialmente aceptado.

“Nunca llegué a imaginar que un personaje de Barrio Sésamo pudiera cambiar este comportamiento. Julia y Julian son lo mismo. Cuando los niños ven la marioneta, ven que mi hijo es igual. Nunca imaginé que iba a querer tanto a un muñeco de trapo. Pero esto para mí ha sido un giro de 180 grados”. El padre reconoció que la primera vez que vio la marioneta se indignó por su conducta sesgada: “Estaba enfadado por la caricatura del TEA “. Pero estaba equivocado. “Me di cuenta de que eso no importa, que los pequeños de cuatro años no entienden de estereotipos. Y que la mejor manera de que los demás niños comprendan el autismo es que lo que ha hecho Barrio Sésamo con Julia”, concluyó.

Desde la Confederación de Autismo de España están de acuerdo con este padre. “Este tipo de iniciativas son buenas ya que la principal barrera a la inclusión de las personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) es la falta de conocimiento y entendimiento por parte de la sociedad de lo qué es. Esta barrera comienza en las primeras etapas de la vida”, explica vía correo electrónico Cristina Gutiérrez, técnica de investigación de Autismo España. “Las acciones de sensibilización”, prosigue, “contribuyen a interiorizar que todos somos diferentes, fomentando el respeto y la convivencia en la diversidad”.

¿Cómo ayuda tanto a niños con o sin autismo? “Reitero, las acciones que favorecen el conocimiento de la sociedad sobre lo que es el TEA son beneficiosas para todos los niños y niñas, ya que les permiten interiorizar valores de respeto y disfrute de la convivencia en la diversidad”, agrega Gutiérrez. Esto supone que interioricen que los niños y niñas con TEA se pueden comportar de manera diferente, “pero que esto no les genere rechazo, sino deseo de acercamiento (como en el ejemplo de la noticia), gracias precisamente a esa comprensión”. Así, los menores con TEA “se sentirán en todo momento incluidos en su grupo de iguales, mejorando su desarrollo personal y su calidad de vida”, prosigue. “Además, esto favorecerá que sean menos vulnerables, por ejemplo, a situaciones de acoso escolar, ya que sus compañeros no les verán como diferentes”, concluye Gutiérrez.

Cabe recordar que según la Organización Mundial de la Salud, uno de cada 160 niños tiene un TEA y sus síntomas suelen comenzar en la infancia y persistir hasta la adolescencia y la edad adulta. Otras estimaciones hablan de que puede afectar a uno de cada 68 niños en edad escolar. “A pesar de que sus manifestaciones clínicas pueden variar mucho entre las personas que los presentan, el TEA se define en función de unas características comunes”, explicaba a EL PAÍS Ruth Vidriales de la Confederación de Autismo España. Según esta experta, en todos los casos se ven afectadas las habilidades para comunicarse y relacionarse con los demás. Y se asocia a un patrón restringido y repetitivo de intereses, actividades y comportamientos que inciden en la capacidad de la persona para anticiparse y adaptarse de manera flexible a las demandas del entorno, lo que provoca “que la persona pueda experimentar reacciones de híper o hiposensibilidad hacia estímulos de las diferentes modalidades sensoriales (auditiva, visual, táctil, etc.)”.

 

Read More


Hay una frase que dice “a nadie se le enseña a ser padre o madre”, pero lo cierto que es que todos, o la gran mayoría, tratamos de entregar lo mejor a nuestros hijos para que en el futuro, sean adultos responsables, respetuosos y, sobre todo, felices.

No obstante, este camino se vuelve cuesta arriba cuando los niños parecieran nacer con la palabra “no” incorporada como la principal de su vocabulario. O peor aún, cuando nos enfrentamos constantemente a comportamientos desafiantes y oposicionistas que muchas veces nos sobrepasan.

En ese contexto, es importante aprender a reconocer las diferencias entre conductas difíciles aisladas o lo que los psicólogos denominan el “Trastorno Negativista Desafiante” (TND) que involucra una serie de síntomas y requiere tratamiento. Éste se inicia en la edad escolar, produce un deterioro significativo de la actividad social, académica e incluso, en la adultez, laboral, y se define por un patrón recurrente de comportamiento oposicionista, negativista, desafiante, desobediente y hostil hacia las figuras de autoridad.

“Se trata de niños que están en una constante actitud de sobrepasar los límites, desde cosas muy simples hasta casos más extremos. Muchas veces son niños con quienes los padres sienten que los momentos de alegría y tranquilidad son escasos, ya que el niño está “siempre enojado”.

Entre los síntomas específicos de esta patología se encuentran: el enfado con frecuencia, escasa tolerancia a la frustración, molestia constante y deliberada a quienes los rodean, irritabilidad, lenguaje poco apropiado para su edad (insultos y palabras hirientes), actitudes vengativas, acusaciones a otros de sus errores, problemas académicos, sociales, entre otros.

Al momento de establecer un diagnóstico es importante saber que el rol de los padres es fundamental para poder tratar estas conductas. “Aunque les sea difícil, los padres deben hacer lo posible por mantener un entorno familiar armonioso. Es importante que lo escuchen y, junto con eso, buscar el origen de la conducta inadecuada, porque muchas veces son necesidades emocionales básicas no resueltas, y cuando se sospecha de algo mayor, es mejor consultar a un especialista”, explica la psicóloga de Psicoeduka, Mónica Ordenes.

Asimismo, la profesional añade que, por lo general, al padre o madre les cuesta asumir que los hijos tienen este tipo de problema, pero éste es el primer paso para solucionarlo. “Los padres deben ser los principales aliados de sus hijos para comenzar a revertir el problema. Diría que la clave ante estas crisis, es entregarle el cuidado necesario y escuchar con atención al niño”, señala la profesional .

En Psicoeduka, te exponemos algunas claves para manejar este trastorno:

1. No pierdas la calma: Mantente sereno y trata de calmar a tu hijo, sin intentar mandarlos, porque eso les genera más descontrol.

2. No cedas: Los niños con este trastorno creen que son iguales incluso a los adultos y no distinguen a las personas con autoridad de su entorno, por lo tanto es inútil que trates de hacerles ver, en ese momento de crisis, quién manda a quién.

3. Refuerza conductas positivas: Conversa con tu hijo, escúchalo y trata de entenderlo. Dale un mensaje claro donde las normas y los límites sean siempre las mismas y las consecuencias de las conductas de los niños no varíen según el día o según quien los cuide.

Si necesitas ayuda, no dudes en contactarnos, estamos en Santiago (Metro Manquehue) y Viña del Mar.

Read More


La ley de oro indica desde hace décadas a los padres que si se ignoran las primeras dos pataletas de un niño, éste terminará por comprender que el berrinche no funciona como medida de presión y lo abandonará naturalmente. Sin embargo, esta idea era aplicable a “los padres a la antigua,” y no a mamás y papás que pasan menos tiempo con sus hijos y que tratan de cumplir todos sus deseos como forma de compensación.

Las expertas de Psicoeduka analizan las claves de las causas y también entregan soluciones para tratar de contener lo que los investigadores de EEUU llaman el “pester power” (poder de molestar).

Entre los 2 y 4 años es esperable y normal que los niños reaccionen con rabietas o pataletas frente a situaciones que les provocan rabia o frustración, ya que son parte de su desarrollo y de su proceso de adaptación. A pesar de que esto suele ser muy desgastante para los adultos, es una etapa muy importante, a través de la cual los infantes van aprendiendo a identificar las emociones y a conocer las mejores maneras para expresarlas.

“Ya sea por frustración, cuando no se sienten comprendidos o en circunstancias en que algo no resulta como ellos esperaban, los niños pueden hacer las llamadas “pataletas”. Ante esto, es importante que los padres no se desesperen ni les llamen la atención de manera agresiva a sus hijos, ya que esto solo empeorará las cosas”, aconseja Valeska Ananías, Directora de Psicoeduka.

En ese contexto, la profesional indica que es fundamental mantener la calma para transmitir ese sentimiento al niño, quien, en esos momentos difíciles, necesitará ver que el adulto tiene el control de la situación, y en ningún caso darle lo que pide, solo con el propósito de evitar el mal rato. “La pataleta es la manera o forma que tienen los niños de expresar emociones y la forma de resolver estos conflicto también dependerá de cómo acogemos y leemos a nuestros niños a nivel emocional. La pataleta, en sus primeros eventos, no son una manipulación, son las expresión emocional de los niños”, enfatiza Valeska Ananias.

Además, advierte que es importante coordinarse con las personas que están al cuidado del menor para que utilicen la misma estrategia para controlar las pataletas, ya que si todos tratan estas situaciones de distinta manera, el niño asumirá que puede reaccionar de manera negativa con su mamá y/o papá.

Otro paso a seguir es asegurarse de que el niño no tenga alguna molestia física. “Un infante puede tener una pataleta por un motivo tan simple como que no se le presta la suficiente atención, pero también debemos estar atentos para descartar patologías como baja cantidad de azúcar en la sangre, dolor o problemas digestivos, inicio de la dentición, sueño o tal vez solo necesita que le cambien el pañal”, asegura.

 

En Psicoeduka entregamos algunos tips para controlar los berrinches:

  1. Intenta identificar en la posible causa de la pataleta: frustración, algo que se le quitó, ira, hambre, sueño o si más bien solo es manipulación.
  2. Sácalo del lugar donde inició la pateleta. Agáchate a su mismo nivel y explícale, con cariño y con voz suave, que se quedará ahí hasta que se logre tranquilizar.
  3. Haz que te explique qué le sucede. Escúchalo con calma y señálale que comprendes su pena o enojo pero que debe calmarse para poder solucionar su problema.
  4. Cuando tu hijo logre calmarse, felicítalo y pregúntale si le gustó sentirse mal como cuando hizo el berrinche. Explícale que todo ya pasó y que estás contenta de que ahora se sienta bien.
  5. No decirle frases como: ¡otra vez la pataleta! U otras expresiones de este tipo. Busquemos estrategias desde la parentalidad positiva y entendamos que los niños están aprendiendo a manejar emociones y somos los adultos responsables los encargados de orientar este proceso.
Read More


Fuente: El Tipografo.cl

La iniciativa fue creada por la diputada Alejandra Sepúlveda, quien además busca generar un catastro nacional para saber con certeza cuántas personas tienen la condición de espectro autista.

La Cámara de diputados aprobó por unanimidad el proyecto de acuerdo para solicitar al presidente de la república que instruya al ministro de Salud a fin de que incorpore dentro del programa AUGE el Trastorno del Espectro Autista (TEA).

La diputada por el distrito 16 y jefa de la Bancada Regionalista, Alejandra Sepúlveda (FRVS), es la autora de este proyecto, respecto del cual explicó que “lo que buscamos con esta iniciativa será reducir el alto costo que tiene esta condición”.

En ese sentido, la parlamentaria explicó que “una familia promedio puede gastar hasta 800 mil pesos en los distintos tratamientos que requiere un paciente con TEA, como kinesiología, terapia ocupacional, fonoaudiología, psicología, psiquiatría, neurología y educación diferencial, pues en nuestro país no existe una política estatal que brinde una alternativa a las personas”, enfatizó.

Por ello explica que “nuestra intención es dar un primer paso en la búsqueda de una ayuda a las familias que se ven enfrentadas a esta condición, y así como lo hicimos con el Parkinson en su momento, presentamos este proyecto de acuerdo, primero para darle celeridad al compromiso del Gobierno hacia el autismo, y segundo para incorporarlo al AUGE”.

Dentro de este marco, la parlamentaria de la Federación Regionalista explica que “no solo es importante que esté la condición de espectro autista dentro del Plan AUGE, sino que además una de las complicaciones más grandes que tenemos es contar con un catastro para cuantificar, cuántos niños y niñas tienen esta condición”, puntualiza la diputada.

Por ello, señala que con la creación este proyecto de acuerdo “lo que buscamos es incentivar, pedir al Gobierno, la posibilidad de que incorpore este catastro de cruzamiento de información, por medio de los Ministerios de Desarrollo Social, Salud y Educación y del Registro Civil, para que nos permita juntar todos los datos y saber con certeza cuántas personas tienen la condición de Espectro Autista en nuestro país”..

Read More