Qué saben los niños entre los 5 y 6 años de edad

Qué saben los niños entre los 5 y 6 años de edad

0

Por lo general, los niños progresan de una etapa del desarrollo a la siguiente en una secuencia natural y predecible. Pero cada niño crece y adquiere habilidades a su propio ritmo. Algunos niños pueden estar adelantados en un área, como el lenguaje, pero atrasados en otra, como el desarrollo sensorial y motor.

A continuación,  detallamos algunas de las características  físicas, motrices, lingüísticas, conductuales y emocionales de los niños  entre 5 y 6 años.

Desarrollo físico y motriz del niño entre los 5 y 6 años

  • Muestra mayor coordinación y control en sus movimientos corporales.
  • Conserva el equilibrio sobre las puntas de los pies varios minutos.
  • Salta a la pata coja,alternando uno y otro pie (en la etapa anterior aún no era posible), manteniendo el equilibrio.
  • Su coordinación mejora hasta tal punto que es el momento de aprender a nadar, patinar e ir en bicicleta (a pesar que muchos ya lo han aprendido antes).
  • Salta y brincan con soltura, sus movimientos dejan de ser en bloque y baila con armonía.
  • Tienen mayor habilidad en la motricidad fina de sus dedos, pueden atarse los cordones de su zapatos sin tanta dificultad.
  • Puede recortar con tijeras con facilidad.
  • Son capaces de vestirse y desvestirse sin ayuda. Lavarse los dientes, la cara y las manos. Los padres debemos fomentar estos hábitos de autonomía.
  • El conocimiento de su esquema corporal aumenta, el niño de esta etapa conoce perfectamente todas las partes externas de su cuerpo y muestra interés por algunas internas (corazón, estómago, cerebro,…).
  • Esto le permite dibujar la figura humana detalladamente.
  • Sus trazos son más precisos y finos.

Lenguaje

  • Su vocabulario se amplía enormemente, en este periodo es capaz de dominar unas 2.500 palabras y vocalizarlas correctamente. Es decir, los niños de esta edad, tienen pleno dominio del repertorio fonético.
  • Son capaces de decir su nombre completo y la dirección dónde viven.
  • Son capaces de expresar verbalmente su estado de ánimo “estoy enfadado”, también sus necesidades personales y deseos. Y obviamente, intentan satisfacerlos.
  • En su forma de hablar ya parece un adulto, combinando frases. Y respondiendo de forma ajustada a las preguntas que les formulamos.
  • Preguntan constantemente deseosos de saber y conocer todo cuanto puedan.
  • Les gusta que les respondamos con respuestas claras, prácticas, sin salirnos por la tangente.
  • Les entusiasma hablar con los adultos.
  • Les divierten las adivinanzas, chistes y juegos de palabras.
  • Entienden el argumento de bastantes cuentos sencillos.

 Conducta y emociones

  • Aparecen las preguntas sobre el origen de los bebés, en algunos colegios trabajan estas inquietudes a través de proyectos, respondiendo preguntas del estilo ¿cómo se siente un bebé dentro de la barriga de mamá? ¿Sienten frío?¿Nos oyen?,…
  • A esta edad debe tener ya clara su identidad sexual.
  • Necesitan referentes estables que les ayuden a construir su personalidad, papá y mamá son los referentes más claros, junto con otros familiares y por supuesto el maestro o maestra tutor/a de este curso.
  • A esta edad los niños todavía son egocéntricos porqué aún no tienen la posibilidad de entender el punto de vista de los demás, pero ya es capaz de compartir juegos y juguetes con otros amigos o compañeros.
  • Participan en juegos con otros niños de su misma edad y les gusta su compañía.
  • El juego simbólico, el juego de roles, jugar a hacer de o a ser, es el juego que predomina todavía en esta etapa. Debemos dejarles libertad para que imaginen y creen o recreen situaciones tanto reales como imaginarias.
  • Empiezan a mostrarse independientes, pero es normal que en ocasiones muestren ciertas inseguridades ante situaciones y personas desconocidas.
  • Necesitan sentirse importantes para las personas de su entorno.
  • Reconocen las emociones y sentimientos de los demás.
  • Muestran actitudes de protección ante los más pequeños.
  • Les gusta hacer encargos y asumir responsabilidades en las tareas domésticas y escolares. De aquí que sean importante la figura de los “encargados” en las aulas.
  • Les gusta que los elogien cuando hacen las cosas bien y empiezan a darse cuenta que se equivocan y cometen errores.
  • Son fantasiosos y es probable que aún tengan algún amigo imaginario.
  • Siguen en una etapa donde es fácil que mezclen fantasía con realidad.
  • Quieren ser autónomos y debemos dejar que hagan las cosa por sí solos para que construyan una buena y sólida autoestima.

Leave a Reply

Your email address will not be published.