La Memoria

La Memoria

Por Diana Melo y María Camila Paternina

La memoria es considerada como la capacidad para recordar las cosas que hemos experimentado, imaginado y aprendido. Es muy útil pensar en la memoria como un serie de pasos en los cuales la información es procesada, es por esto, que se llega a hacer la analogía con las computadoras de cómo estas almacenan y recuperan los datos (Massaro y Cowan, 1993 como se cita en Morris y Maisto, 2005).

Para hablar de memoria y sus tipos, es fundamental hablar de los registros sensoriales y como estos juegan un papel fundamental a la hora del procesamiento de una información, de cómo seleccionamos parte de este material para pensar en él y posteriormente recordarlo. Aunque todos nuestros sentidos poseen registros, los más estudiados son los registros visuales y auditivos. La información auditiva se pierde de manera más lenta que la información visual.

En la vida cotidiana, la información visual llega al registro, y esta nueva información es reemplazada casi que al instante a la información antigua, este proceso se conoce como enmascaramiento. Pero es aquí donde nos entra la duda, si la información de nuestros registros sensoriales desaparece tan rápido ¿Cómo podemos recordar? Esto es gracias a la atención, que es definida como el hecho de mirar, escuchar, olfatear y gustar de forma selectiva (Morris y Maisto, 2005).

De esta manera la información que es atendida entra a:

➔ La memoria a corto plazo o memoria de trabajo(MCP): es la encargada de conservar información en la que estamos pensando, almacena brevemente la nueva información y procesa la información seleccionada de los registros sensoriales y trabaja en ella. La MCP puede retener tanta información como la que es posible repetir o repasar entre 1.5 y 2 segundos. La codificación de la memoria a corto plazo se realiza por medio del bucle fonológico que se encarga de la información verbal y la agenda visoespacial que codifica la información visual (Morris y Maisto, 2005) los recuerdos de corto plazo parecen localizarse principalmente en la corteza prefrontal y el lóbulo temporal.

➔ La memoria a largo plazo (MLP): todo lo que aprendemos se almacena en esta memoria, por lo tanto es capaz de almacenar información durante muchos años. La MLP se almacena principalmente en dos tipos de memorias que son:

● Memoria declarativa o explícita: que es una memoria que podemos expresar fácilmente en palabras, que estamos conscientes de conocer y logramos describir fácilmente. Dentro de esta memoria se encuentra la memoria semántica hace referencia a los hechos y conceptos que no están ligados a un evento en particular por esta razón se podría comparar con un diccionario lleno de distintos significados, por otro lado se encuentra la memoria episódica que almacena eventos experimentados en un momento y lugar específico, son los recuerdos personales como por ejemplo que desayuno el día de ayer.

● Memoria implícita: es un tipo de memoria que no se puede expresar con facilidad en palabras, además no podemos ser conscientes de tener, ni se puede describir fácilmente. Este tipo de memoria a su vez se divide en memoria procedimental que está constituida por hábitos y habilidades motoras por ejemplo: como montar bicicleta o cómo tocar el violín o simplemente como escribir nuestros nombres. Asimismo está la memoria emocional delegada de comprender respuestas emocionales aprendidas a varios estímulos como por ejemplo si una persona le tiene miedo a los insectos o se avergüenza de algo que hizo.

Referencia
Morris, C y Maisto, A. (2005). Introducción a la psicología. (12a ed.). Naucalpan de
Juárez, México D.F.: PEARSON Educación.

DESCARGA TALLER EL “TREN DE LA MEMORIA”